Actuar como parte del cuerpo viviente  de Cristo, al proclamar los  fundamentos,  y los beneficios del Reino de Dios. A través: de la enseñanza de la Palabra de Dios, proclamando liberación, utilizando los medios de comunicación, servicios sociales, coordinación de eventos, y el desarrollo de  organizaciones, que promueven el amor de Dios.

 

Mateo 28: 18-20, San Juan 13: 34-35, Efesios 3: 14-21, Efesios 2:10,

1 Corintios 12: 5-6, Colosenses 3:23.