Nuestro Propósito es desatar campeones al: Predicarles el evangelio del Reino de Dios, para que formen parte de la familia de Dios, mientras alimentamos su crecimiento espiritual, con el fin de que sirvan para la edificación del cuerpo de Cristo, y así puedan, mantener una vida de adoración a Dios, en espíritu y en verdad, por el resto de sus vidas.

 

Lucas 4:18-19, Mateo 28: 18-20, Efesios 2:19, Proverbios 9:9,  Efesios 4: 12-16, San Juan 4:24.