Consejos de estudio para la escuela de enfermería

Permítanme empezar diciendo que la escuela de enfermería no es fácil; en absoluto. Requiere mucha planificación, tiempo, esfuerzo y seguir los cursos enfermería. Ahora que casi he terminado mi primer año, he conseguido enumerar algunos trucos y consejos que me ayudaron a superarlo.

Intenta trabajar todos los días

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, créeme. Pero aunque sea durante media hora, marca la diferencia. Hay mucha teoría y cosas prácticas que hay que saber para cuando se acercan los exámenes, y siempre están ahí antes de que te des cuenta. Lo que se ha hecho está hecho y es algo de lo que ya no tienes que preocuparte.

Lee los libros de los que usan referencias

No te estoy diciendo que te leas todos los libros. Pero si al final te tropiezas con algunas fuentes, te aconsejo encarecidamente que al menos eches un vistazo a este libro. Es posible que contenga mucha más información y más clara que tu programa de estudios, lo que lo hará más fácil y comprensible. Para mí, estudiar es más fácil cuando tengo la visión completa. Cuanta más información y explicaciones obtengo, más fácil me resulta. Incluso me compré uno de esos libros que se mencionan en la última página de mi plan de estudios, porque lo hacía todo mucho más claro y fácil de entender.

Busca tu grupo

Aunque sea un pensamiento idealista que tengas en la cabeza; resumir cada curso por ti mismo es mucho trabajo. Significaría trabajar para la escuela todos los días, durante un largo período de tiempo. Por ejemplo: La anatomía ya es un curso realmente grande, con un montón de nombres en latín que hay que conocer.

Para cuando resumas todo ese libro, no te quedará mucho tiempo para el resto de tus cursos, que también contienen mucha teoría. Tener un grupo de amigos con los que poder trabajar juntos hace que todo sea mucho más fácil. Si tienes una pregunta sobre algo, pero no te apetece contactar con el profesor por correo, hay muchas posibilidades de que alguien del grupo lo sepa. Incluso podéis trabajar juntos a la hora de resumir; ellos pueden hacer capítulos específicos mientras tú haces los tuyos, o incluso podéis dividiros los cursos. Sólo asegúrate de que tu grupo pone la misma cantidad de trabajo que tú. Es frustrante cuando eres el único que parece esforzarse.

Practica tus habilidades prácticas

Cuando piensas en la enfermería, probablemente pienses en la cantidad de cosas que tenemos que saber y hacer. Hay un montón de habilidades que tenemos que saber hacer, que por supuesto aprendemos en la escuela. Es muy importante practicar esas habilidades también fuera de clase, porque si sólo practicas durante las horas de clase, probablemente no lo conseguirás. Practica, practica, practica, hasta que se convierta en una rutina. Así será menos estresante cuando el examen esté a la vuelta de la esquina. Como enfermera, hay poco o ningún espacio para los errores. Nuestros profesores son muy conscientes de ello, por lo que esperan lo mejor de sus alumnos.

No pospongas las tareas importantes

Todo el mundo tiene esos días en los que realmente no tiene ganas de trabajar para la escuela, incluso si hay una fecha límite que se acerca. La cantidad de días que te quedan por delante puede darte la sensación de que aún tienes tiempo, pero te aconsejo que acabes con ello. Nunca se sabe lo que puede ocurrir durante esos días; siempre es posible que surja una nueva tarea, lo que sólo hará que tengas menos tiempo para trabajar para esa fecha límite.

Es mucho mejor haber completado esa tarea de antemano, que estar estresado porque sólo te quedan dos horas y aún no has terminado. En el primer año de la escuela de enfermería hay muchas fechas límite (al menos, en mi universidad). Si sigues posponiendo, la pila de trabajo sólo crecerá y te causará mucho más estrés.

Un entorno de estudio limpio

Este es un consejo de estudio muy tópico, pero es muy importante. Trabajar en un escritorio desordenado sólo te distraerá de las tareas que realmente necesitas hacer. Los libros necesarios, una botella de agua, tu portátil (si lo necesitas), algunos bolígrafos y algo de papel son más que suficientes. También te aconsejo que no utilices la cama como lugar de estudio; te cansará, querrás tumbarte y echarte una siesta. Yo la usé durante un tiempo y me hizo pasar un mal rato. Usarla como lugar de estudio hizo que mi cuerpo no tuviera claro que era un lugar para descansar también, causando muchos problemas de sueño. Otra cosa que aconsejo; busca un lugar con mucha luz natural.

Back to Top