6 consejos para elegir sillas de salón cómodas

Las salas de estar o las salas familiares se consideran el centro de la mayoría de los hogares porque es donde los miembros de la familia se sientan juntos y ven sus películas favoritas, hablan de cosas, toman una taza de café o simplemente se relajan.

Naturalmente, hay que buscar las sillas de salón adecuadas para la habitación en la que se van a pasar bastantes momentos y recuerdos memorables. Los muebles adecuados son los que hacen que sea aún más cómodo pasar el tiempo en ellos.

Busque sillas que reúnan bastantes características. Tienen que ser cómodas para sentarse, lo suficientemente duraderas como para soportar el peso y las travesuras de jóvenes y mayores durante años, lo suficientemente elegantes como para complementar el resto de los muebles de la habitación familiar y también para resaltar eficazmente el estilo y la decoración interior de la habitación. Como hay que tener muchas cosas en cuenta al mirar estas sillas, esta guía de compra de Sofás Moradillo puede ser de gran ayuda para hacer la elección correcta:

1. La comodidad es la máxima prioridad

Ninguna silla de salón es cómoda sin brazos. Así que busque sillas que tengan brazos bien colocados en la silla. Los reposapiés de la silla aumentan su comodidad en un 100%.

No sólo los brazos necesitan apoyo para estar cómodos en la silla, sino que también necesita un reposapiés para que pueda sentarse cómodamente con los pies sobre ellos. Si no son sillas giratorias, podría considerar la posibilidad de colocar una silla mecedora como alternativa variable en su sala de estar.

También puede buscar una silla con mecanismo giratorio. El mecanismo hace que sea mucho más cómodo y fácil coger algo de la mesa o empezar a hablar con alguien sentado en el asiento de al lado.

2. Tamaño proporcionado

Busque la silla de tamaño adecuado evaluando primero el tamaño de su sala de estar. Tendrá que medir el espacio porque no sólo necesita espacio suficiente para las sillas, sino que también debe haber suficiente espacio para caminar alrededor de ellas.

La silla no sólo debe encajar en su área especular, sino que también debe complementar bien su sofá. En otras palabras, no debe parecer demasiado pequeña en comparación con tu sofá. Así que lo mejor es medir la altura del asiento del sofá desde el suelo, y la anchura total de su asiento y brazos. A continuación, elige sillas de salón que tengan más o menos las mismas medidas y que, al menos, tengan un tamaño proporcional adecuado.

3. Sillas de acento «de relleno

Tienes otras sillas llamadas ocasionales o de acento que puedes utilizar para rellenar esos espacios pequeños de tu salón. Y es que son de menor tamaño que las sillas totalmente tapizadas que hayas elegido para tu casa. Estas sillas tienen marcos visibles y vienen con asientos y un respaldo que puede o no estar tapizado.

Le ofrecen las opciones de asiento adicionales que tanto necesita para los espacios pequeños. Estas sillas no se limitan necesariamente a su uso en salones pequeños, sino que también pueden utilizarse en comedores como opción de asiento adicional. Y cuando no se usan, colocar las sillas de acento en una esquina puede resultar útil para añadir un estallido de color a su salón.

4. Busca algo que simbolice tu estilo

Las sillas para salones no son en realidad sillones de sofá. Hay una diferencia entre ambas, ya que hay quien llama sillón al sofá, mientras que hay otros que llaman sillones a las sillas que hacen juego con el sofá.

Si se trata de una silla a juego con el sofá, suele fabricarse con los mismos materiales que éste. La principal diferencia entre ambos es que la silla sólo tiene un cojín de asiento y no dos o más.

Por lo tanto, las sillas de sofá que se compran con el sofá combinan perfectamente con éste. Sin embargo, en el caso de las sillas de salón, se fabrican con materiales diferentes y usted tiene la libertad de elegir sillas con un estilo que complemente sus otras piezas de mobiliario.

Sin embargo, no es necesario que coincida exactamente con el sofá. Sólo tienes que buscar algo que tenga el mismo color o estilo que el sofá o, alternativamente, puedes elegir sillas que sean de una época similar a la del sofá. Las sillas y el sofá combinados unirán tu habitación.

5. Ambiente de la habitación

El ambiente de la habitación también afecta a la elección de las sillas. Si su sala de estar es un lugar formal que se utiliza principalmente para las ocasiones especiales, entonces es mejor conseguir sillas con respaldos verticales o sillas con respaldo tapizado.

Estas sillas tienen un respaldo alto, reposabrazos y laterales alados por una razón. Originalmente se diseñaron así para protegerlas de las corrientes de aire. Sin embargo, ahora se utilizan más para dar a la habitación un aspecto del viejo mundo. En el caso de que la habitación sea más un lugar de reunión relajado, entonces busca sillas de diseño más informal, y pensadas para descansar como las chaise lounge y los sillones reclinables.

6. Compre en función del material

El material de la silla es otro factor a tener en cuenta. Hay sillas de cuero que aportan un toque de sofisticación a su habitación con su acabado suave y sus líneas limpias. Hay sillones de cuero de diseño tradicional con respaldos bajos o sillones más altos, más suaves y con más volumen, que permiten sentarse cómodamente alrededor del televisor.

Back to Top