Consejos para las invitaciones de boda

Consejos para las invitaciones de boda

Las invitaciones deben enviarse con 6-8 meses de antelación, una vez que se hayan confirmado los detalles de la boda (fecha, lugar de celebración, ciudad, etc.).Para la mayoría de las bodas, sí. El único caso en el que no las necesitarías es si vas a celebrar una ceremonia pequeña e íntima.

En la tarjeta se incluirán vuestros nombres, el lugar y la fecha de la boda, así como «invitación formal a continuación» para que sepan que pueden esperar más detalles. Es perfectamente aceptable (y recomendable) que incluyas la página web de tu boda en la tarjeta, para que tus invitados puedan seguir la evolución de tu gran día.

¿Cuál es la fecha límite para confirmar la asistencia?

La fecha límite para confirmar la asistencia debe ser de un mínimo de 30 días a partir de la fecha de la boda. Esto te da la oportunidad de localizar a las personas de las que no has tenido noticias, así como de preparar las tarjetas de acompañamiento y/o de lugar.

Haz una lista detallada de los invitados

Esto será especialmente útil a la hora de dirigir las invitaciones de boda: intenta ser lo más específico posible para dejar claro al destinatario quién está invitado (esto es especialmente relevante si la pareja tiene hijos: no escribas «sin hijos», sino que deja claro quién está invitado y por omisión quién no). Hay muchos poemas que te permitirán comunicar de forma agradable y educada que se trata de un día sólo para adultos.

Intenta averiguar los nombres completos y los títulos de todos los invitados; asegúrate de que la ortografía es correcta. Es más halagador cuando los detalles se dirigen correctamente. Anota los parentescos a medida que vayas confeccionando la lista; estos datos pueden ser útiles a la hora de saludar a los invitados que no conozcas personalmente, de organizar la distribución de las mesas para la recepción y de escribir las notas de agradecimiento.

Pide invitaciones adicionales

Los errores ocurren, los invitados declinan, así que pide al menos una docena de invitaciones extra. Es muy caro volver a imprimir más invitaciones después. Además, puedes conservarlas como recuerdo para ti y tu familia.

Pide que te entreguen los sobres lo antes posible

Pide a tu proveedor que te entregue los sobres de las invitaciones lo antes posible para que puedas empezar a dirigirlos; puede llevar un tiempo y es mejor dividir el trabajo en partes manejables.

Recomendamos encarecidamente que contrates a un profesional, un calígrafo. Queda muy bien y causa una elegante primera impresión. Tradicionalmente, las direcciones se escriben a mano, así que, a no ser que tengas una letra impecable, es mejor que dejes los sobres en manos de un profesional.

Aunque utilizar etiquetas impresas es una opción fácil (y asequible), escribir a mano cada dirección no sólo es más formal, sino también más personal. Demuestra a tus invitados que quieres que estén en tu boda tanto como para tomarte el tiempo de escribir a mano (o encargar a un calígrafo que escriba a mano) su nombre y dirección en el sobre. Pero si tu caligrafía es más bien de gallina y no tienes presupuesto para un calígrafo, puedes imprimir las direcciones desde tu ordenador utilizando un software de caligrafía digital.

Back to Top